LOS CAMINOS REALES DE TENERIFE Los caminos tradicionales de Tenerife se distrib... - RADIO VOZ DEL VALLE TAGANANA Saltar al contenido
RADIO VOZ DEL VALLE TAGANANA

LOS CAMINOS REALES DE TENERIFE Los caminos tradicionales de Tenerife se distrib…


LOS CAMINOS REALES DE TENERIFE

Los caminos tradicionales de Tenerife se distribuyen por toda la geografía insular, constituyendo una red integrada por numerosos caminos que se distinguen según su titularidad (caminos reales, caminos vecinales, serventías, pasadas, caminos privados), según su funcionalidad (caminos de carros o carreteros, caminos de herradura, veredas), según su trazado (caminos de vertientes, caminos dorsales, caminos de costa a cumbre, caminos de banda a banda) o según su origen, entre los que destacan los denominados “caminos viejos de los guanches”. De igual manera, se distinguen según su funcionalidad, como las vías de comunicación entre poblaciones, o bien otros muchos caminos tradicionales asociados a la producción agrícola, a la actividad pastoril tradicional o al comercio local, de importancia para la economía y la sociedad de Tenerife.

En lo que se refiere a los CAMINOS REALES, estrictamente sólo se corresponden con los caminos de propiedad pública real que estaban destinados a conectar los principales núcleos de población, constituyéndose en las grandes vías de comunicación insular con capacidad para el transporte, y que desde el siglo XVI comienzan a construirse para conectar los lugares que estaban ampliando su poblamiento a lo largo de las vertientes de la isla. Las características de los caminos reales estaban reguladas por ordenanzas, que establecían un ancho suficiente (mínimo de 7 metros), estando obligado el Concejo de la isla a garantizar el paso de los carros, evitar su apropiación, cierre o estrechamiento, y a realizar trabajos de conservación, como el vallado con cercas de madera, el paso de los barrancos o las reparaciones tras las lluvias, para lo que se organizaban en algunas ocasiones trabajos comunales de los vecinos.

Los CAMINOS REALES de Tenerife partían de La Laguna, la antigua capital, hacia los centros administrativos de las vertientes septentrional y meridional de la isla, y que hoy en día se corresponden con los cascos urbanos de los municipios.
De esta forma, la isla cuenta con los siguientes caminos reales:

CAMINO REAL DEL NORTE. Partiendo de La Laguna, en las cercanías de la ermita de San Benito, este camino recorría la vertiente norte de la isla, atravesando la comarca de Acentejo y el Valle de La Orotava, para luego por la Rambla de Castro llegar a Icod y Buenavista. Según los diferentes tramos, también recibió otros nombres, como el Camino de Tacoronte, Camino del Sauzal a La Laguna, el Camino de Taoro, Camino Real de la Villa o el Camino de Daute.

En 1517 el Concejo de la isla encargó su construcción a los regidores Guillén Castellano y Alonso de Las Hijas, con un trazado que discurría atravesando las zonas de medianías y en paralelo al Camino Viejo de los Guanches, si bien debía desviarse en algunos tramos para superar la orografía, lo que explica que se extendiera por las tierras altas de Tacoronte y Acentejo, o bien por la costa de San Juan de la Rambla. Pese a las dificultades orográficas, el camino real del norte estaba finalizado en la primera mitad del siglo XVI, a medida que las datas incrementaron la ocupación de las tierras, con grupos de colonos y plantaciones en las comarcas más alejadas. Debido a su importancia, de este camino se llegó a escribir que “merece todo desvelo, fatiga y dispendio, porque pende de ello la prosperidad de la isla (Real Audiencia, 1787, Archivo Municipal de La Laguna).

CAMINO REAL DEL SUR. Hasta la segunda mitad del siglo XVI, solamente existía una vía que comunicaba La Laguna con el este de la isla, hasta Güímar, por lo que la conexión con los pueblos del sur se realizaba a través de los antiguos caminos de los guanches que discurrían por las cumbres. Por ello, en 1561 se proyectó construir un camino real por una ruta más cercana a la costa hasta la comarca de Abona, conectando además las distintas poblaciones entre si. De esta forma, el camino real transcurre por los pueblos de Güímar, Arico, Granadilla, Chasna, Adeje y Guía de Isora, hasta llegar al Valle de Santiago, debiendo superar algunos accidentes orográficos como la Ladera de Anocheza (Güímar). De igual manera, según sus diversos tramos recibe otras denominaciones, como el Camino Real de Güímar, Camino Real de Fasnia o Camino de Aponte. Su finalización fue más tardía debido a que la colonización de las bandas del sur de la isla fue posterior a las del norte. Por último, para finalizar la conexión entre el Valle de Santiago y la comarca de Daute, se proyectaron otros dos caminos, uno por el Valle del Palmar (Masca, Teno) y otro por la Tierra del Trigo (Erjos, El Tanque).

Este camino real del sur se utilizaba principalmente para comunicar entre si los pueblos y caseríos de la comarca, puesto que la dispersión del poblamiento, los accidentes geográficos, las mayores distancias y la escasez de fuentes y manantiales (para abrevar los animales de los carros) dificultaban las relaciones económicas con la capital y norte de la isla.

CAMINO REAL DE TAGANANA. Se trata de unos de los primeros caminos construidos en la isla tras la conquista europea, uniendo La Laguna con el asentamiento de Taganana. Debido a la importancia de la industria del azúcar, ya en 1506 se encargó su construcción a Cristóbal Rodríguez de León, si bien fue Fernando de Gallegos quien se comprometió a su terminación al año siguiente. Se trata de un camino de cresta, que en su primera parte se conformaba como un camino carretero más ancho hasta Taganana (para el caso de los carros para el ingenio azucarero). Desde el monte de Las Mercedes, se extiende por la zona del Roque de los Pasos, para luego, en las cercanías de la Cima del Bufadero, descender por las Vueltas de Taganana bajo los roques de Las Animas, Amogoje y el risco de la Guayosa, entrando en el pueblo de Taganana por el barrio de Portugal. A continuación, pasa a ser un camino de herradura y diversas veredas que conectan los distintos caseríos diseminados del macizo de Anaga, como Almáciga, Benijo o El Draguillo, llegando incluso estos senderos hasta el Faro de Anaga, en la punta noreste de la isla.

CAMINO REAL DE CHASNA. Se trata de unas vías más utilizadas en el pasado por los habitantes de la isla y más relevantes de la historia insular, comunicando el norte y el sur, desde La Orotava hasta Vilaflor a través de las Cañadas del Teide. En 1595 se ordena iniciar su construcción desde el norte, pasando por la Fuente del Adelantado, la Fuente de los Castrados y la Fuente de la Roza, en las cumbres de La Orotava, para seguir por el Llano de Maja hasta alcanzar El Portillo. Una vez allí, se pasan las distintas cañadas (Diego Hernández, Las Pilas, la Angostura, El Cogonito, la Grieta, La Camellita, Montón de Trigo), y por el Paso de Guajara comenzar la bajada por el lomo de Las Arenas hasta llegar a Chasna (Vilaflor). Desde aquí, otros caminos (como el Camino de Carrasco, por ejemplo) formaban una red radial que conectaba con los primitivos núcleos de población de las comarcas de Abona y Adeje. En los siglos XVI y XVII el Camino de Chasna era la vía de comunicación con la capital de la isla, siendo utilizado además en su primer tramo por parte de viajeros y exploradores para visitar el Teide, hasta bien entrado el siglo XIX. (Fuentes: Nuñez Pestano, J.R. y Hernández Hernández, R.: Las comunicaciones terrestres en Tenerife, 2003; Cano Delgado, J.J.: La red caminera de Tenerife, 2018; Melo Dait, R.E.: Caminos reales y comunales. Las antiguas comunicaciones terrestres entre los pueblos de Tenerife, 2005).

Estos son los caminos reales de Tenerife que forman parte de la historia insular. EN NINGÚN CASO, estos caminos mencionados fueron utilizados o tuvieron como finalidad la peregrinación por motivos religiosos a Santiago del Teide, ni se constituyeron sobre los mismos rutas jacobeas.

Estos caminos SÍ forman parte de la cultura popular isleña, y constituyen un rasgo auténtico y característico de nuestra identidad canaria.

MAPA DE LOS PRINCIPALES CAMINOS HISTÓRICOS DE TENERIFE
(Fuente: Cano Delgado, J.J.: La red caminera de Tenerife, 2018)




Source

You cannot copy content of this page

WP Radio
WP Radio
OFFLINE LIVE