EL AZUCAR EN TENERIFE, 1496-1550. Fuente: Benedicta Rivero Suárez. Taganana (2ª... - RADIO VOZ DEL VALLE TAGANANA

EL AZUCAR EN TENERIFE, 1496-1550. Fuente: Benedicta Rivero Suárez. Taganana (2ª…


EL AZUCAR EN TENERIFE, 1496-1550. Fuente: Benedicta Rivero Suárez.

Taganana (2ª Parte):

Una de las ventajas de la existencia de este ingenio fue las mejoras llevadas a cabo en las vías de comunicación de la zona, en especial la existente entre Taganana y La Laguna, centro de administración de la Isla en aquella época. Las primeras obras realizadas para hacer el camino que unía las dos zonas comenzaron en 1506, a cargo de los vecinos de Taganana (A.H.P.T. Leg. 180, fol. 109 r.). Al igual que a lo largo de la Baja Edad Media, las mejoras y construcciones de las vías de comunicación corrían a cargo de los vecinos de la zona e incluso, en ocasiones, de los mercaderes. Para la construcción de este camino fue necesario deshacer parte de la montaña, así como la tala de árboles que se encontraban a su paso. También se hace mención a las vueltas que hasta hace unos años era preciso recorrer por ser la carretera actual de reciente construcción. El coste del trabajo se estableció en 16.500 maravedís.
Cristóbal no finalizó la obra, pues al año siguiente -agosto de 1507- Hernando Gallego se compromete a continuar a partir del punto donde la había dejado Cristóbal. Por las condiciones en que se había de realizar queda claro que su fin primordial era la comercialización del azúcar que se producía en el valle. Se indica que la anchura del camino ha de ser suficiente para pasar un caballo cargado con un serón de azúcar. Hernando cobrará por su trabajo 18.000 maravedís («Fontes» XVIII, doc. 91.).
Después de la construcción del ingenio comienzan una inclinación por parte de personas, hasta el momento sin interés por el valle, por las tierras del mismo y en especial por las plantaciones de cañaverales. Antón Ruiz, mercader, estante, se concierta con dos personas para que le limpien unas tierras que posee en Taganana para la plantación de cañaverales (A.H.P.T. Leg. 180, fol. 226 v.). El mayor interés va a estar representado por la figura del bachiller Pero Hernández, quien desde 1506 ocupa un puesto en el regimiento de la Isla. En este mismo año compra a Antón Franco, uno de los beneficiarios en el valle por los repartimientos del Adelantado, 1 suerte y medía de tierra de riego (A.H.P.T. Leg. 180, fol. 199 r.). Esta tónica es continuada por Pero hasta 1541. En este año serán los hijos de Pedro Negrín, perteneciente al grupo de vecinos de Lanzarote y Fuerteventura, los que vendan la parte correspondiente a su padre. La venta consistía en 8 fanegas de tierra. Por la misma carta de venta se aclara que la mayor parte de las tierras entregadas al grupo de vecinos, están en manos de Pero, pues había comprado la parte de Antón Franco, la de Juan Perdomo, la de Luis Morales y 1/2 suerte de Juan Pérez, y ahora la de Pedro Negrín (A.H.P.T. Leg. 210, fol. 88 r.).
No conocemos la fecha exacta de la desaparición del ingenio implantado en el valle de Taganana, pues faltan algunos de los protocolos notariales pertenecientes a la escribanía de Santa Cruz. Pero sabemos que al menos hasta 1571 el ingenio continuaba en funcionamiento . En 1571 Juan de Meneses declara haber vendido en 1561 a Fabián Viña, regidor, 27 doblas y 1/2 de tributo en cada año que impuso sobre su ingenio y heredamiento de Taganana. El tributo lo impuso por 275 doblas que Fabián entregó para la compra de cobre para el ingenio. De lo corrido del tributo Meneses adeuda 120 doblas en 1571 (A.H.P.T. Leg. 411, fol. 302 r.).
En resumen, el capital elevado para poner en funcionamiento los ingenios y la productividad de las tierras exigió que los primeros hacendados de azúcar tuvieran que recurrir al capital de los mercaderes-banqueros. En garantía de estos préstamos hipotecan la producción de azúcar hasta el pago total de la deuda, pero los continuos endeudamientos conllevaron el traspaso del dominio directo de algunas haciendas a manos de tales mercaderes, quienes de esta manera pasaron a formar parte del grupo de los hacendados de la Isla. Los más importantes prestamistas fueron genoveses y catalanes, entre los que podemos destacar a Francisco y Cosme de Riverol, genoveses, y Rafael y Miguel Fonte, catalanes. En ocasiones algunos mercaderes consiguen el dominio directo de las propiedades hipotecadas. También los primitivos dueños amplían los límites de sus haciendas gracias a los préstamos concedidos a pequeños y medianos propietarios que lindan con sus haciendas.
Finalizados los trabajos para poner en funcionamiento las haciendas, sus dueños recurren a diversos tipos de contrato para su explotación (de partido, de medias y de tercias).

https://www.facebook.com/921718374589011/posts/5526069070820562

tagananavozdelvalle.com © 2021 | Aviso legal | Política de cookies
https://orquestasdelatlantico.com/wp-content/uploads/2021/05/Radio-grecolatina_android.png RADIO VOZ DEL VALLE TAGANANA